Viaje por las Islas del Océano Atlántico Sur

Los pingüinos Rey, los segundos en tamaño después del pingüino Emperador, forman colonias de más de 200.000 aves en Georgias del Sur, una isla montañosa expuesta a las tormentas del océano austral. Allí viajan todos los años. Millones de pingüinos se movilizan para establecer unión y anidar sobre las patas; las crías se enfrentan a un primer verano crucial y peligroso y un invierno que es un reto a la supervivencia.

¿Imaginas visitar la Antártida cuando los pingüinos Rey anidan y los pichones dan sus primeros pasos? ¡Esto es lo que te ofrecemos! Con Viajas.com somos especialistas en viajes organizados a Antártida. Protegemos la fauna y procuramos que en cada expedición los viajeros se puedan acercar con respeto y aprender de ella: sus comportamientos grupales, sus métodos de supervivencia, sus instintos.

En el viaje a Georgias del Sur el viento sopla fuerte y la temperatura es fría. Los pingüinos Rey se aproximan cuerpo a cuerpo; ocupan un espacio gigantesco entre las montañas de hielo. Accederás a bordo del crucero Plancius, uno de los más destacados cruceros por Antártida. Aquí adentro la vida es placentera. La decoración es elegante y los espacios amplios. Alberga a una tripulación de 45 pasajeros, con los que rápidamente entrarás en confianza. Al ser un barco pequeño permite vivenciar una gran variedad de desembarcos.

El plato fuerte de la aventura es el viaje en zodiacs, botes de goma que arremeten contra las olas y te llevan hasta las islas donde la vida silvestre abunda. Grytviken fue en el pasado una estación ballenera; hoy es tierra de animales. Muchos pingüinos crían sobre la cubierta de un ballenero viejo y abandonado; los elefantes marinos compiten por harenes de hasta 60 hembras. Podrás conocer el museo de las islas Georgias y la tumba de Shackleton.

Después de 22 días de expedición se accede a aguas subtropicales con especies propias de aves y delfines. El destino es Santa Elena, en medio del océano, entre Brasil y Angola. Se trata de un pequeño poblado entre cerros, detenido en el tiempo, famoso porque recibió a Napoleón, deportado, en 1815. Una de las excursiones que tienes que hacer en el Atlántico Sur es visitar la casa Longwood, donde murió en 1821. Hay más: podrás hacer snorkel entre cientos de peces de colores; disfrutar de un clima agradable y del contacto con la cultura local. Mientras el mundo pega los ojos al teléfono móvil, aquí se mira el mar y los barcos pasar.

Ver el mundo con otros ojos; ése es nuestro objetivo con los paquetes de viajes a Antártida y las Islas del Atlántico Sur. Consulta con nuestros especialistas ante cualquier duda o reserva ya mismo tu lugar en esta experiencia inolvidable.

Comparte: